Big data

Acabo de recibir la nueva versión actualizada de mi libro de filosofía de la tecnología, publicado por Fondo de cultura Económica de México. Esta nueva edición incorpora dos novedades importantes. La primera es un amable y cariñoso prólogo de mi maestro Mario Bunge.  La segunda es un capítulo final en el que se introduce un modelo alternativo de desarrollo tecnológico, basado  en el concepto de tecnologías entrañables, que hemos construido en la Universidad de Salamanca.

Para un público que no esté siguiendo de cerca la actividad académica en este campo, todo lo que se cuenta en el libro puede sonar a música celestial. Y sin embargo son asuntos del máximo interés y actualidad. Pongamos un caso: el uso de las tecnologías de minería de datos o big data. Se trata de un fenómeno muy actual, que está sucediendo ante nuestros ojos. En pocos años la capacidad de los ordenadores y de las redes de comunicación y computación distribuida han crecido de forma extraordinaria. La consecuencia es que ahora podemos almacenar y procesar, a velocidades vertiginosas, cantidades ingentes de datos que nunca jamás habían sido accesibles con anterioridad. La mayoría de estos datos tienen su origen en las actividades cotidianas de cada uno de nosotros: al fin y al cabo somos varios miles de millones de personas en el mundo que realizamos miles de operaciones diarias cuyo rastro queda recogido en esas gigantescas bases de datos a través de las redes de comunicación. A partir de esos datos, sometidos a complejos procesos de cálculo, podemos descubrir pautas generales, regularidades y tendencias, aspectos de la realidad social y natural cuya existencia no podíamos ni sospechar. Imaginemos el interés de esta nueva fuente de información que los big data suponen y la cantidad de miles de millones de euros que en torno a su manejo, procesamiento y comunicación se pueden generar.

La filosofía de la tecnología debería servirnos  para ayudarnos a entender las posibilidades y las consecuencias de las innovaciones tecnológicas, y a adoptar ante ellas una actitud vigilante. En el caso de los big data, el problema principal no es sólo  cómo se usan los datos masivos, sino por qué se dispone de ellos. Hay quien piensa que se trata de una posibilidad técnica que debe aprovecharse, ya que su existencia es inevitable. Pero no está claro que sea así. Por las redes informáticas se puede navegar sin dejar rastro, si así se desea. El problema es que si todos navegáramos en régimen estrictamente privado, no se generarían plusvalías con nuestra actividad . Pero el usuario siempre debería tener la opción de pronunciarse claramente acerca de si su actividad en la red va a generar plusvalías integrándose, o no,  en la corriente global de información.

Deberíamos cultivar más asiduamente la filosofía de la técnica y dotarnos de instrumental conceptual y analítico adecuado para afrontar estos nuevos retos de la tecnología actual. Como ha hecho recientemente, por ejemplo, Juan Cruz Moroni, un alumno de Salamanca, que acaba de presentar su tesis de maestría sobre el tema de la privacidad en la era del big data, visto desde una perspectiva filosófica. Ojalá se publique pronto y que cunda el ejemplo.

Onda Cero Salamanca 12/09/2017

Anuncios

Barcelona

Es un texto precioso, como una oración laica, que nos ayuda a abrir un breve esoacio en neustras vidas para recuperar su sentido, roto por le fanatismo.

Condensed Matters

Desatan su ira como demonios furiosos y aún así, horas más tarde, el Sol sale una vez más; un niño llora; juegan los cachorros; un pollito lucha por salir del cascarón y sus padres no serán capaces durante meses de querer hacer nada más que cuidarlo; el cielo nos regala luz, nubes, viento, granizo, arcos iris, copos de nieve; y en algún lugar un anciano cuya vida se está extinguiendo cierras los ojos pensando no en lo que le espera a él sino en lo que les queda por delante a los que deja atrás.

Intentan destruirlo todo pero la vida sigue, florece, se desarrolla, y lo acapara todo, porque la vida, que es el amor, es la única fuerza verdaderamente avasalladora del universo.

No son nadie, ni un mal gesto ni una puta mierda junto a un camino que seguimos todos, embarcados en una aventura de la que esas…

Ver la entrada original 57 palabras más

Justicia y pedagogía

Una madre de dos niños pequeños, maltratada por su marido de nacionalidad extranjera y perseguida por la justicia española ha estados las últimas semanas apareciendo en todos los telediarios. La causa: se negaba a entregar sus hijos a la justicia porque no quería que se los llevara su padre a Italia y se exponía así a ser encarcelada y privada de su derecho de patria potestad por desobedecer al juez.

Ayer finalmente se produjo la noticia: la madre se entregó a la justicia y entrego a sus hijos que fueron entregados al padree que los reclamaba a pesar de estar denunciado por malos tratos .

Algunos juristas y jueces se han apresurado a alertar a la opinión pública de la gravedad de la situación y de la necesidad de mantener el principio de que las leyes y los autos judiciales deben cumplirse.  Por otra parte, a muchos ciudadanos nos parece  peligroso y delicado que este tipo de asuntos se ventilen de forma preferente en los medios de comunicación, y no solo en los juzgados. Aunque también reconocemos que en ocasiones, el único recurso que le puede quedar al más débil para lograr que se respeten sus derechos sea el apoyo de la opinión pública. Así que la decisión de Juana a muchos nos ha quitado un peso de encima. El sistema se mantiene, el derecho de cumple y ahora solo nos queda esperar que ademas la justicia se ejerza con sensibilidad y prudencia, no con rigidez y puro formalismo jurídico. ¿Por qué? Porque más allá de la razón jurídica que le asista a no no a esta madre, lo que no se puede impedir es que su caso suscite una profunda compasión en los ciudadanos.

Es postile que esta madre se haya equivocado en el planteamiento de su querella. Es posible que la exposición pública de su conflicto familiar no haya sido una estrategia prudente y adecuada. Es posible que detrás de todo esto haya también algún aspecto de morbosidad mediática que lo complica todo. Pero hay algo que ya nadie pude negar: todo el mundo entiende lo que Juana quiere conseguir  (que la dejen vivir con sus hijos) y nadie entiende que el sentimiento de compasión que Juana Rivas suscita a su alrededor no encuentre ni un resquicio en el sistema jurídico español para hacerse presente en los autos judiciales. Ella dice que teme por sus hijos porque su marido es un mal tratador, pero en los juzgados solo se  habla de plazos para presentar querellas, de trámites para traducir requerimientos judiciales a un idioma extranjero, o de competencias judiciales de carácter territorial o procesal.  ¿Cómo es posible?

Estoy de acuerdo en que la justicia debe ser respetada y las resoluciones de los jueces deben ser justas. Pero estos harían un gran servicio a la comunidad si ademas intentaran ser comprensibles. Los jueces no debería solo preocuparse por hacer justicia; también deberían intentar que se entendiese lo  que hacen. Deberían hacer algo de pedagogía.

Onda cero Salamanca 29/08/2017

Ventajas de la igualdad

Durante milenios la raza humana ha ido evolucionando desde los estadios más primitivos hasta las sociedades tecnológicas actuales. Como ha puesto de manifiesto el historiador Harari en su magna obra sobre el Homo Sapiens, cuya lectura recomendábamos la semana pasada, la pauta más evidente que podemos rastrear a lo largo de estos desarrollos es que cada  vez hay más humanos sobre el planeta Tierra, cada vez los humanos controlan y usan más recursos del resto de la naturaleza y cada vez está más extendida entre los humanos la capacidad para controlar el medio en el que se desenvuelven nuestras vidas.

Pero eso no es todo. También es cierto que, al tiempo que se han desarrollado las capacidades humanas, también se han modificado las formas como nos hemos representado a nosotros mismos  la realidad. No solo hemos cambiado la forma de vivir, sino también la forma de pensar en qué consiste nuestra vida.  Y también aquí  hemos evolucionado muy positivamente: estamos mejor que hace un siglo, o que hace veinte. Es cierto que todavía persiste el fanatismo religioso o el terrorismo como violencia política. Pero ¿qué decir de los siglos pasados, en los que la humanidad ha estado continuamente envuelta en guerras atroces que nadie podía ganar pero que se pretendían legítimas gracias a la vigencia de religiones e ideologías absurdas?

Una de las constantes de la historia de la humanidad consiste precisamente en esto: la vida social ha ido generando nuevas fuentes de desigualdad y la cultura humana ha ido desmantelando todas las ideologías que hemos ido levantado a lo largo de los siglos para legitimar las desigualdades e injusticias que íbamos produciendo.

Se han inventado nuevas formas de imponer diferencias entre los individuos, pero se han perdido los soportes para legitimar esas diferencias. Se sigue discriminando a la mujer frente al hombre, pero cada vez son menos los que se atreven a suponer que hay razones legítimas para  ello. El capitalismo salvaje preconiza la competitividad extrema y la lucha de todos contra todos, pero ya solo los fundamentalistas neo-con se atreven a proponer eso como ideal de vida.

Quizás haya llegado la hora de pararnos a pensar con un poco de calma y ver cuáles son los derroteros que queremos seguir.   ¿Queremos una sociedad más eficiente y satisfecha pero más injusta o una sociedad más igualitaria y más feliz ? ¿Podemos aspirar a aumentar al mismo tiempo nuestro bienestar y su distribución igualitaria? En casi todas las ideologías que a lo largo de los siglos hemos ido construyendo, para justificar nuestros errores, se ha asumido acríticamente que la desigualdad es el resultado natural del incremento de nuestra capacidad de dominio sobre la naturaleza. Pero este axioma de la civilización no tiene por qué ser cierto. Podríamos intentar ver las cosas justo al contrario y comprobar que funcionan mejor:  que la igualdad no solo es más justa sino que también es más rentable.

Onda Cero Salamanca 25 de Julio de 2017

Libros para el verano

Las vacaciones de verano son una buena ocasión para actualizar nuestras lecturas pendientes. A ser posible en forma de libro con páginas de papel y letra impresa. (Desde luego, también valen las versiones electrónicas para tablet aunque en  la playa son más cómodos aquellos que éstas: un libro se puede llenar de arena sin echarse a perder…. En cambio, prueben con una tablet y luego me cuentan).

Hemos seleccionado tres libros para el verano. Primero uno de ficción: la novela reciente de un autor consagrado, Martínez de Pisón. Se titula Derecho Natural pero su historia tiene poco que ver con esta disciplina filosófica, salvo porque su protagonista, un joven que nos cuenta la vida de su familia a lo largo de los años de la transición democrática, termina trabajando en el departamento de filosofía del derecho de la Universidad Complutense, y estudiando la asignatura de derecho natural que impartía Gregorio Peces  Barba. Se trata de una obra muy bien escrita, sorprendente en muchas ocasiones, y llena de alicientes para continuar su lectura hasta el último renglón. Para quienes quieran asomarse a la época y contemplar  una panorámica insólita de aquella sociedad en transición, esta novela y este verano pueden ser una buena oportunidad para lograrlo.

Y como complemento otro libro, en este caso de ensayo, denso, pero también bien escrito  y además con marchamo de best seller mundial. Se trata del Homo Sapiens de Noah Harari, un Autor judío de origen libanés, al que Zuckerberg, el  dueño de Facebook, hizo famoso recomendando su lectura a millones de seguidores de todo el mundo. ¿De qué se trata? Nada original: solamente un ambicioso intento de presentar una panorámica de toda la historia de la humanidad, desde los primeros pasos que permitieron que el homo sapiens inventara un nuevo recurso cognitivo basado en el lenguaje, hasta la revolución agrícola y la revolución científica que permitió a la humanidad hacerse con el control de todo el planeta y diseñar nuevos mundos inagotables. Como dice su autor: “Los humanos controlamos el mundo porque somos los únicos animales capaces de cooperar a gran escala y de forma flexible”.

Para los amantes de la cultura científica y de la especulación filosófica, este es un buen libro. Cuando lo terminen pueden seguir además con el siguiente de la saga: Homo Deus (el hombre convertido en dios) que intenta explorar cómo será el futuro que el homo sapiens está ahora construyendo y en el que la propia especie humana puede verse sustituida por sus criaturas artificiales.

En fin, tres  libros interesantes para pensar y disfrutar leyendo, es decir realizando esa actividad intelectual que está en el origen del éxito evolutivo  de la humanidad: la imaginación, el lenguaje, la ciencia, la tecnología.  No lo olvidemos: todo eso está en los libros que podemos leer este verano..

Onda Cero Salamanca 18 de Julio de 2017

Turismofobia

La actualidad nos ha traído un término nuevo que amenaza con ser ya la parte más visible de la herencia política del verano. Me refiero al fenómeno social de la turismo-fobia, es decir, del odio al turista como respuesta de las poblaciones que se ven afectadas por la extensión del turismo masivo. Hasta hace poco, se trataba simplemente de un problema de la economía del turismo cuya solución había que afrontar como un problema fundamentalmente técnico.  En una economía de mercado políticamente controlada, este tipo de problemas se suelen resolver  con políticas integrales. A veces no es fácil dar con las más eficaces y rápidas, pero en cualquier caso, su núcleo esencial no se pone en discusión: si hay una burbuja inmobiliaria, hay que pincharla, si hay exceso de actividad turística, hay que reducirla, si hay comportamientos turísticos indeseables (tanto por parte de productores como de consumidores) hay que perseguirlos. Y siempre, siempre, si hay beneficios privados extra a partir del turismo, debe haber también contribuciones extraordinarias al bienestar común, a través de impuestos y tasas.

Esto último es especialmente importante en el caso del turismo. Las nuevas tecnologías permiten prestar servicios nuevos, a partir de las redes sociales, y contribuyen así a transformar una parte importante de la actividad colaborativa de la sociedad civil en una actividad económica tanto más rentable y extendida cuanto más opaca e impenetrable se mantenga. Alojar a amigos o familiares en tu casa durante unos días de vacaciones es algo que todo el mundo ha hecho alguna vez. Pero hacer de este tipo de actividad un negocio de alcance mundial a través de plataformas de internet, supone la irrupción de un nuevo sector de la economía actual cuyo tratamiento debe acometerse con la misma determinación con la que el Estado afronta el resto de las políticas industriales. Limitar las licencias de alquiler de habitaciones, vigilar el cumplimiento de las normas y cobrar impuestos por este tipo de actividad lucrativa, debe instalarse en la agenda política y de gestión de los ayuntamientos con la misma contundencia con la que se regulan las zonas de aparcamiento o el acceso de visitantes a las cuevas de Altamira. No hay nada radicalmente nuevo en todo esto: solamente nuevas posibilidades tecnológicas de gestión de viejas actividades económicas, y un cierto despiste de los gestores políticos a la hora de implementar medidas efectivas para responder a los nuevos retos.

La extensión de la turismo-fobia es otro asunto: se trata de alentar sentimientos de odio y rechazo hacia los turistas como personas. Desde el punto de vista moral, jurídico y político, la turismo-fobia es una aberración. Los turistas que inundan los centros de nuestras ciudades solo están respondiendo a la invitación que les hemos hecho de venir a visitarnos. Si el comportamiento de alguno de ellos es inapropiado, debe ser impedido o castigado, pero no atribuido a su condición de turista, sino a su baja condición moral o cívica. Las borracheras masivas en la Plaza Mayor o en el Paseo Marítimo no son parte de la actividad turística, sino de la actividad incívica de algunso ciudadanos, propios o forasteros.

En definitiva: no a la turismo-fobia, no a la violencia dirigida contra nuestros conciudadanos visitantes, los turistas. Pero  a cambio, apoyemos sin reservas la regulación de la actividad turística que haga posible un turismo masivo y abierto, pero controlado y beneficioso para todos.

Rutinas e innovaciones

En círculos de especialistas en política económica y en gestión empresarial hay un término que está de moda: se trata del concepto de innovación, consagrado por el gran economista Joseph Shumpeter. La Unión Europea lleva años predicando que la solución de todos nuestros problemas depende de nuestra capacidad para la innovación.

También los filósofos han tomado la palabra en este campo. Recientemente mi colega y buen amigo Javier Echeverría, investigador del País Vasco, ha publicado un librito sobre El arte de innovar. Se lo recomiendo a quienquiera que esté interesado en entender este concepto básico de la cultura actual. Innovar, podemos decir, es producir algo nuevo que tiene un valor propio derivado en gran parte del hecho de ser nuevo. No cualquier novedad merece el título de innovación, para serlo se necesita que tenga un valor propio. Pero no cualquier innovación de valor económico responde siempre a las condiciones de la innovación real. Para serlo necesita también presentar un faceta realmente nueva de la realidad.

Traigo todo esto a colación porque estamos en un momento especialmente importante para pensar sobre la innovación: el comienzo de las vacaciones, esa época en la que nos sentimos inclinados a romper nuestras rutinas y a ensayar nuevas cosas que hacer y con las que disfrutar. Por lo general es ahora cuando más fácil nos resulta ser innovadores.

Propongo una reflexión para este momento. ¿Estamos seguros de que todas las cosas nuevas que se nos ocurre hacer cuando nos libramos de las rutinas cotidianas son dignas de ser hechas?

Javier Echeverría nos ofrece en su libro todo un elenco de ideas innovadoras sobre la innovación. Para él innovar es rendir tributo a la capacidad creativa inscrita en la dinámica misma del mundo real.

Hoy día innovar es cool, algo bien visto e incluso a veces una moda que se impone en nuestras rutinas cotidianas, sin que seamos conscientes de la tradición a la que rendimos tributo.  No siempre fue así. En el siflo XVIII el diccionario de la Real Academia incorporaba el término “novator”, que no es más que una versión arcaica de “innovador”. Pero a diferencia de lo que ocurre hoy con este término, en aquella época  calificar  a alguien de “novator”, -de innovador, como diríamos hoy-  era en realidad un insulto. El diccionairo definía al “novator” como “inventor de novedades” y explicaba que el término se usaba sobre todo para referirse al que introducía novedades “peligrosas en materia de doctrina”.

Bueno, los viejos tiempos del conservadorismo filosófico se han acabado. Mientras en España los novatores peleaban, en el siglo XVIII, por abrir paso a las nuevas ideas de la Ilustración, en Europa grandes pensadores, como Leibniz, intentaban construir el nuevo mundo de la ciencia y de la modernidad. Y nosotros nos consideramos hoy  herederos de Leibniz y de los novatores, más que de los que los criticaban.

Quizá podríamos aprovechar este tiempo de rutinas interrumpidas que son las vacaciones estivales, para introducir en nuestras vidas alguna dosis de innovación creativa. O por lo menos para reconocer nuestra deuda con la tradición  ilustrada de la innovación.

Onda Cero Salamanca 1/08/2017