La teoría de todo

Ha muerto Stephen Hawking, uno de los físicos más importantes de nuestra época. Será ya para siempre uno de los miembros ilustres del panteón de la fama de la ciencia que se inauguró hace algunos siglos con la cosmología de Kepler, la mecánica de Galileo y la filosofía natural de Newton, herederos a su vez de la cosmología, la geometría y la filosofía de la antigua Grecia. Y compartirá honores con los físicos contemporáneos más importantes, como Einstein, Plank, Bohr, Feynman, Penrose...   El legado de Hawking pasará a formar parte del legado más importante de la ciencia básica cuyo objeto es muy sencillo: entender cómo es el universo en que nos encontramos y cómo es que nos encontramos en él.

Creo que lo más llamativo del legado de Hawking reside en que sus contribuciones a la física teórica se caracterizan porque son un producto puro de su pensamiento, y porque configuran la más ambiciosa teoría nunca formulada con la pretensión de conseguir una explicación definitiva de toda la realidad. Primero propuso la idea brillante de aplicar la teoría física de los agujeros negros, a la explicación del origen del universo. Y después demostró que, a diferencia de lo que se pensaba hasta entonces,  los agujeros negros sí emiten un tipo de radiación (la radiación de Hawking, se ha denominado), lo que permitiría explicar su comportamiento macroscópico y sus  propiedades cuánticas al mismo tiempo. Es difícil entender esto, pero lo que significa es que, si Hawking lleva razón, estaríamos más cerca de encontrar una explicación completa del universo.

Hay otras características de la personalidad y la obra de Stephen Hawking que han contribuido a hacerle famoso. Hace más de cuarenta años que los médicos le diagnosticaron una enfermedad neurodegenerativa y le pronosticaron dos años de vida como máximo. Ha aguantado bastantes más y ha muerto a los 76 años después de haber paseado por el mundo su imagen de genio desvalido, que no podía moverse sin su silla de ruedas y ni siquiera podía hablar más que a través de un sintetizador de voz que manejaba con movimientos de algunos músculos faciales.

Hay algo más en su personalidad y su obra que merece nuestro reconocimiento y admiración: no solo se ha ocupado de los grandes misterios de la física y ha aportado ideas originales, mientras luchaba con las más graves dificultades para desenvolverse en la vida cotidiana. Además se ha pasado la vida escribiendo  no solamente escritos especializados para sus colegas, sino también -y sobre todo-  libros para el gran público, que han intentado hacer llegar a todo el mundo el enorme potencial de sus teorías y aportaciones a la física.

Ojalá no olvidemos tampoco esta parte de su legado. Los buenos científicos deben ser a la vez buenos divulgadores y buenos maestros. Hawking lo fue por encima de sus circunstancias adversas.

Anuncios

Actuar contra los recortes del gobierno en ciencia y tecnología

Hace unos días se ha puesto en marcha en la plataforma change.org una nueva movilización en torno a la política de la ciencia y la tecnología. Se trata de exigir al gobierno que recupere la inversión en investigación, facilite la incorporación de jóvenes investigadores al sistema de ciencia y tecnología y ponga en marcha una estrategia nacional de desarrollo científico y tecnológico. No es la primera vez que se plantea una iniciativa como esta, impulsada por varias asociaciones de científicos y organizaciones sindicales, especialmente en este caso, por parte de Emilio Criado, un conocido dirigente sindical de Comisiones Obreras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.  Pero esta es la primera vez, que yo sepa,  que en poco más de una semana, la iniciativa consigue más de doscientas mil firmas de apoyo.

La crisis económica de 2008 se ha llevado por delante en España todos los avances que se habían logrado en ciencia y tecnología en la primera década del siglo XXI, y si no se toman medidas drásticas, la recuperación en este sector va a llevar décadas. Lo peor es que se trata de un sector clave para el nuevo modelo de economía basada en el conocimiento, y que mientras España se ha estancado por la inacción del gobierno, en el resto del mundo y sobre todo de Europa, durante estos años no solo no ha disminuido el esfuerzo en ciencia y tecnología sino que ha crecido considerablemente. Mientras nosotros hemos retrocedido otros han avanzado mucho más.

Por suerte, hay muchos indicios de que la capacidad de reacción de la sociedad española no ha desaparecido. No solo se trata de la iniciativa de change.org. Hace unos días participé en la presentación del informe de la Fundación Alternativas en el que se urge al gobierno a iniciar una amplia política científica consensuada. La semana pasada participé en un encuentro de científicos y políticos en la sede del PSOE  en Madrid, en el que Pedro Sánchez presentó las líneas maestras de la política de ciencia y tecnología que los socialistas van a impulsar y difundir en estos días. Y el 21 de febrero presentamos en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un monográfico de la revista Sistema sobre “Ciencia en Sociedad” en cuya preparación hemos participado activamente varios miembros del Instituto de Estudios de la ciencia y la Tecnología de la Universidad de Salamanca.  Los mismos temas aparecen una y otra vez. En el último capítulo de este monográfico, Santiago López y yo planteamos una “Nueva agenda para la política científica” que se resume en diez propuestas, la primera de las cuales reza así:

“La investigación científica es una obra colectiva, basada en la cooperación, y  no solo en la competición. La sociedad debe apoyar la cooperación científica entre individuos, instituciones y países, sin más límites que la propia eficiencia, alcance y valor intrínseco de los proyectos científicos”.

En efecto, una nueva oportunidad para el impulso y la cooperación científica se abre ante nuestros ojos. Lo nuevo es que ahora todos podemos, todos debemos, participar.

Onda Cero Salamanca 21/02/2018

Un pacto por la ciencia

Ya habíamos anunciado que la semana pasada íbamos a presentar en Madrid el informe de la Fundación  Alternativas sobre el estado de la ciencia en España. Y así fue. El acto se celebró en el Congreso de los Diputados en una sala repleta de científicos, políticos y periodistas. Creo que merece la pena que volvamos hoy sobre el tema. Así que resumiré ahora el contenido esencial de lo que allí se dijo.

En primer lugar, se detecta un gran consenso en el diagnóstico de la situación de la ciencia en España. Dicho en pocas palaras: el desarrollo de la ciencia ha progresado mucho en nuestro país hasta alcanzar cotas máximas al inicio de la crisis económica. Pero desde entonces (2010) la situación se ha deteriorado, ha disminuido el esfuerzo de España en Investigación y Desarrollo, se han perdido miles de puestos de trabajo para jóvenes investigadores, y ha descendido el nivel de competitividad internacional de nuestras instituciones científicas. El resultado es que España ha empeorado significativamente su posición y cada vez parece más lejana la posibilidad de recuperar el paso. Puede haber diversos matices, pero en las grandes líneas de este diagnóstico de la situación  existe un amplio consenso entre los expertos.

¿Qué se puede hacer?

Hay dos líneas posibles de respuesta. Una consiste en echarle todas las culpas al gobierno y esperar a que este cambie para que cambie también la política de la ciencia y la tecnología en nuestro país. La otra es promover desde ahora mismo un gran pacto por la ciencia, abierto no solo a todos los partidos políticos, sino a la sociedad en general, a las empresas, a los trabajadores y sus organizaciones, a los movimientos sociales y las ONGs. Un gran pacto cívico por la ciencia. En el documento de la Fundación Alternativas quedan recogidos los puntos principales que debería abarcar ese pacto. En mi opinión (y así lo expuse en el acto del Congreso) son estos:

1) Un compromiso de esfuerzo en la financiación de la ciencia y la tecnología que nos permita alcanzar en el horizonte temporal de 2025, el nivel de gasto efectivo (no solo presupuestado) del 2% del PIB en investigación y desarrollo, equivalente al promedio actual en Europa.

2) Un cambio en los sistemas de gestión de la investigación, que confíe en la autonomía y la responsabilidad de los científicos, permitiendo una gestión más flexible y menos burocrática, abierta a la movilidad y competitividad internacional de la ciencia que se hace en España, y orientada a la rendición de cuentas ante la propia comunidad científica y el conjunto de la sociedad.

3) Creación de programas y estructuras institucionales que faciliten la implicación de los ciudadanos en la política científica, facilitando su participación en debates sociales sobre los objetivos de la investigación y las consecuencias del desarrollo tecnológico. Para ello, además de promover programas de divulgación y educación científica, se propone la creación en el Parlamento de una Oficina para la Evaluación de Opciones Científicas y Tecnológicas, que facilite el acceso de los parlamentarios a la información científica, y también el acceso de los ciudadanos a los debates sociales y políticos en torno a las cuestiones de ciencia y tecnología.

Amar a Cataluña

Ante la esperpéntica pregunta de Rajoy acerca de si realmente Puigdemon  había declarado la república independiente de Cataluña, éste ha contestado lo que cabía esperar. No podía ser de otra manera después de año y medio repitiendo el mantra. Porque lo que ocurre, Señor Rajoy, es que no nos enfrentamos a un simple problema formal, como si estuviéramos levantando actas en un registro de la propiedad, por ejemplo. En realidad estamos asistiendo a un proceso mucho más fácil de entender: una parte importante de los políticos independentistas catalanes están haciendo una representación de un golpe de Estado a la democracia en España. Pero lo hacen de tal manera que los efectos jurídicos formales que su asonada pueda llegar a tener se retrasen lo más posible y así puedan ganar tiempo y resonancia internacional. No se moleste, Señor Rajoy, en insistirles pidiéndoles una respuesta clara y contundente. No la obtendrá. No conseguirá que le digan nada que pueda poner en peligro su objetivo final. Mientras tanto, aprovecharán las nuevas ocasiones que usted les brinde para mirar al tendido y solicitar mediaciones internacionales y biempensantes de todo tipo.

¿Qué podemos hacer el resto de ciudadanos españoles? Poca cosa, pero algo se nos ocurrirá. Lo primero dejar de pensar en términos de españoles y catalanes y sustituir esta dicotomía malévola por un pensamiento integrador de españoles de muchos sitios diferentes. Ayudaría a ello si hiciéramos el esfuerzo de identificar aquellas cosas que nos gustan de Cataluña. Conviene que vayamos ejercitándonos en ello. De una forma u otra, el conflicto de Cataluña algún día tendrá que abordarse en serio y, en ese momento, a los que no queremos que Cataluña sea una república independiente del resto de España, nos vendrá bien disponer de argumentos (o relatos como ahora se dice) que nos permitan mantener una conversación entre todos.

Para ello deberíamos ir haciendo una lista de las cosas que nos gustan de Cataluña y por las cuales queremos que sigan siendo de España, en línea con la invitación que  hizo Borrel el otro día a celebrar el comienzo del diálogo con cava catalán. Una aportación personal a esa lista: me gustan las universidades públicas catalanas que son bastante buenas si se comparan con el resto de las universidades públicas españolas. Y estas lo reconocen, entre otras cosas, eligiendo como presidente de la Conferencia de Universidades al Rector de la de Lérida, como acaban de hacer hace unos días. También deberíamos reconocer la calidad del ambiente cultural y literario de Barcelona. O el dinamismo de su actividad económica empresarial. Por eso no deberíamos alegrarnos de que las empresas y los bancos huyan de Cataluña. Más bien al revés: queremos que se queden y que vuelvan a estar allí, porque queremos que prosperen y que sigan siendo nuestros sin necesidad de marchar de Cataluña. Y, por favor, nunca más una campaña de boicot a productos catalanes.

¿Lo entienden? Estoy abogando por que recuperemos la admiración y el amor por Cataluña y nuestro deseo de que Cataluña siga siendo España. No queremos que se vayan, porque nos gustan. Pero deberíamos decírselo de vez en cuando ¿no? Aunque solo sea para infundir ánimo a los catalanes que piensan como nosotros. A lo mejor todavía estamos a tiempo.

Barcelona

Es un texto precioso, como una oración laica, que nos ayuda a abrir un breve esoacio en neustras vidas para recuperar su sentido, roto por le fanatismo.

Condensed Matters

Desatan su ira como demonios furiosos y aún así, horas más tarde, el Sol sale una vez más; un niño llora; juegan los cachorros; un pollito lucha por salir del cascarón y sus padres no serán capaces durante meses de querer hacer nada más que cuidarlo; el cielo nos regala luz, nubes, viento, granizo, arcos iris, copos de nieve; y en algún lugar un anciano cuya vida se está extinguiendo cierras los ojos pensando no en lo que le espera a él sino en lo que les queda por delante a los que deja atrás.

Intentan destruirlo todo pero la vida sigue, florece, se desarrolla, y lo acapara todo, porque la vida, que es el amor, es la única fuerza verdaderamente avasalladora del universo.

No son nadie, ni un mal gesto ni una puta mierda junto a un camino que seguimos todos, embarcados en una aventura de la que esas…

Ver la entrada original 57 palabras más

Turismofobia

La actualidad nos ha traído un término nuevo que amenaza con ser ya la parte más visible de la herencia política del verano. Me refiero al fenómeno social de la turismo-fobia, es decir, del odio al turista como respuesta de las poblaciones que se ven afectadas por la extensión del turismo masivo. Hasta hace poco, se trataba simplemente de un problema de la economía del turismo cuya solución había que afrontar como un problema fundamentalmente técnico.  En una economía de mercado políticamente controlada, este tipo de problemas se suelen resolver  con políticas integrales. A veces no es fácil dar con las más eficaces y rápidas, pero en cualquier caso, su núcleo esencial no se pone en discusión: si hay una burbuja inmobiliaria, hay que pincharla, si hay exceso de actividad turística, hay que reducirla, si hay comportamientos turísticos indeseables (tanto por parte de productores como de consumidores) hay que perseguirlos. Y siempre, siempre, si hay beneficios privados extra a partir del turismo, debe haber también contribuciones extraordinarias al bienestar común, a través de impuestos y tasas.

Esto último es especialmente importante en el caso del turismo. Las nuevas tecnologías permiten prestar servicios nuevos, a partir de las redes sociales, y contribuyen así a transformar una parte importante de la actividad colaborativa de la sociedad civil en una actividad económica tanto más rentable y extendida cuanto más opaca e impenetrable se mantenga. Alojar a amigos o familiares en tu casa durante unos días de vacaciones es algo que todo el mundo ha hecho alguna vez. Pero hacer de este tipo de actividad un negocio de alcance mundial a través de plataformas de internet, supone la irrupción de un nuevo sector de la economía actual cuyo tratamiento debe acometerse con la misma determinación con la que el Estado afronta el resto de las políticas industriales. Limitar las licencias de alquiler de habitaciones, vigilar el cumplimiento de las normas y cobrar impuestos por este tipo de actividad lucrativa, debe instalarse en la agenda política y de gestión de los ayuntamientos con la misma contundencia con la que se regulan las zonas de aparcamiento o el acceso de visitantes a las cuevas de Altamira. No hay nada radicalmente nuevo en todo esto: solamente nuevas posibilidades tecnológicas de gestión de viejas actividades económicas, y un cierto despiste de los gestores políticos a la hora de implementar medidas efectivas para responder a los nuevos retos.

La extensión de la turismo-fobia es otro asunto: se trata de alentar sentimientos de odio y rechazo hacia los turistas como personas. Desde el punto de vista moral, jurídico y político, la turismo-fobia es una aberración. Los turistas que inundan los centros de nuestras ciudades solo están respondiendo a la invitación que les hemos hecho de venir a visitarnos. Si el comportamiento de alguno de ellos es inapropiado, debe ser impedido o castigado, pero no atribuido a su condición de turista, sino a su baja condición moral o cívica. Las borracheras masivas en la Plaza Mayor o en el Paseo Marítimo no son parte de la actividad turística, sino de la actividad incívica de algunso ciudadanos, propios o forasteros.

En definitiva: no a la turismo-fobia, no a la violencia dirigida contra nuestros conciudadanos visitantes, los turistas. Pero  a cambio, apoyemos sin reservas la regulación de la actividad turística que haga posible un turismo masivo y abierto, pero controlado y beneficioso para todos.

Rutinas e innovaciones

En círculos de especialistas en política económica y en gestión empresarial hay un término que está de moda: se trata del concepto de innovación, consagrado por el gran economista Joseph Shumpeter. La Unión Europea lleva años predicando que la solución de todos nuestros problemas depende de nuestra capacidad para la innovación.

También los filósofos han tomado la palabra en este campo. Recientemente mi colega y buen amigo Javier Echeverría, investigador del País Vasco, ha publicado un librito sobre El arte de innovar. Se lo recomiendo a quienquiera que esté interesado en entender este concepto básico de la cultura actual. Innovar, podemos decir, es producir algo nuevo que tiene un valor propio derivado en gran parte del hecho de ser nuevo. No cualquier novedad merece el título de innovación, para serlo se necesita que tenga un valor propio. Pero no cualquier innovación de valor económico responde siempre a las condiciones de la innovación real. Para serlo necesita también presentar un faceta realmente nueva de la realidad.

Traigo todo esto a colación porque estamos en un momento especialmente importante para pensar sobre la innovación: el comienzo de las vacaciones, esa época en la que nos sentimos inclinados a romper nuestras rutinas y a ensayar nuevas cosas que hacer y con las que disfrutar. Por lo general es ahora cuando más fácil nos resulta ser innovadores.

Propongo una reflexión para este momento. ¿Estamos seguros de que todas las cosas nuevas que se nos ocurre hacer cuando nos libramos de las rutinas cotidianas son dignas de ser hechas?

Javier Echeverría nos ofrece en su libro todo un elenco de ideas innovadoras sobre la innovación. Para él innovar es rendir tributo a la capacidad creativa inscrita en la dinámica misma del mundo real.

Hoy día innovar es cool, algo bien visto e incluso a veces una moda que se impone en nuestras rutinas cotidianas, sin que seamos conscientes de la tradición a la que rendimos tributo.  No siempre fue así. En el siflo XVIII el diccionario de la Real Academia incorporaba el término “novator”, que no es más que una versión arcaica de “innovador”. Pero a diferencia de lo que ocurre hoy con este término, en aquella época  calificar  a alguien de “novator”, -de innovador, como diríamos hoy-  era en realidad un insulto. El diccionairo definía al “novator” como “inventor de novedades” y explicaba que el término se usaba sobre todo para referirse al que introducía novedades “peligrosas en materia de doctrina”.

Bueno, los viejos tiempos del conservadorismo filosófico se han acabado. Mientras en España los novatores peleaban, en el siglo XVIII, por abrir paso a las nuevas ideas de la Ilustración, en Europa grandes pensadores, como Leibniz, intentaban construir el nuevo mundo de la ciencia y de la modernidad. Y nosotros nos consideramos hoy  herederos de Leibniz y de los novatores, más que de los que los criticaban.

Quizá podríamos aprovechar este tiempo de rutinas interrumpidas que son las vacaciones estivales, para introducir en nuestras vidas alguna dosis de innovación creativa. O por lo menos para reconocer nuestra deuda con la tradición  ilustrada de la innovación.

Onda Cero Salamanca 1/08/2017