Cómo rellenar la España vacía

El ambiente electoral ha puesto de actualidad la referencia a la España Vacía, es decir, a esas zonas del territorio español en las que se ha producido, en las últimas décadas, un descenso preocupante de población. La pregunta es ¿por qué se vacían algunas zonas de nuestro país? Y la siguiente pregunta es  ¿qué se puede hacer para evitar que estas zonas sigan perdiendo población?

El fin de semana pasado tuve la ocasión de visitar, con unos amigos, una zona típica de la España vacía, en la que se celebra cada año una importante feria del queso artesanal. Me refiero a Hinojosa de Duero y a toda la zona del Abadengo,  formada por varios pueblos en torno al parque natural de Las Arribes del Duero.

Si se consulta la información demográfica de la zona, la desolación es inmensa: todos los pueblos han perdido población de forma alarmante desde los años cincuenta del siglo pasado. En promedio se puede decir que de los habitantes que la comarca tuviera hace un siglo, ahora solo queda una tercera parte. No hay niños, y por lo tanto no hay escuelas, la población está envejecida, pero es escasa y por lo tanto tampoco abundan los servicios de salud. Etc. Etc.

Pero todo esto lo sabemos solo por los fríos datos estadísticos. La vida real parece otra cosa. Al menos durante la feria del queso de Hinojosa: decenas de casetas de pueblos y comarcas de España, Portugal, Salamanca…. Y no hablemos de la variedad de productos, de la exquisitez de los quesos, aceites y vinos que allí se ofrecían. O del ambiente festivo y alegre que se respiraba por todas partes, en la mesa compartida con todos los feriantes e invitados del alcalde Bautista, que lleva 16 años al frente del Ayuntamiento. La verdad es que no parecía un pueblo vacío, sino lleno de vida y de alegría, con una oferta gastronómica de primera calidad y con atracciones y ofertas culturales de todo tipo, desde un viaje en simulador de ala delta, en llamativo contraste con el paseo a lomos de burro que hacía las delicias de los niños, hasta una exposición de pintura y escultura primorosamente preparada por el Ayuntamiento y por la autora, Feli Pérez del Val, persona muy vinculada a la zona.

Entre las casetas descubrí a una persona que me parece emblemática. Se llama Loli Sánchez, y es la responsable de la empresa Aceiteros del Águeda, asentada en Ahigal de los Aceiteros, a escasos 20 minutos de Hinojosa. Lo llamativo de esta empresa es que, como muchas otras iniciativas que están surgiendo en la zona, está regida por personas como Loli, llenas de entusiasmo y de amor a su tierra y a sus tradiciones, pero con formación universitaria de elevado nivel, experiencia internacional, capacidad organizativa y entusiasmo empresarial.

Hablando con ella me di cuenta de dónde estaba la respuesta al problema de la España Vacía: lo que necesitamos son mucha gente como Loli para rellenar el vacío, con sus hijos, sus empresas, su trabajo. Y eso sí, un poco de ayuda de la Administración que debe proveer de buenas infraestructuras, acceso a las redes mundiales de comunicación y comercialización, servicios eficientes y comunicaciones rápidas y confortables.

Hay muchos alcaldes, como Bautista, que llevan años trabajando en esa dirección. Ahora hace falta que todos arrimen el hombro y ayuden a que florezcan en la zona muchas iniciativas como la de Aceiteros del Águeda, o como esa denominación de origen para el queso de Hinojosa,  por la que abogó Nacho Francia, otra personalidad de la zona, en su brillante pregón de la feria.

Onda Cero Salamanca 07/05/2019

Anuncios

2 comentarios en “Cómo rellenar la España vacía

  1. Gamela

    Mi opinión es que en la España Vaciada caben al menos 2 millones de migrantes y pueden ser subsaharianos que cuiden cabras o sirios que reparen ordenadores y móviles, o sudamericanos que se dediquen a las artesanías o simplemente a reconstruir las casas que se están cayendo a trozos y limpien y cultiven las fincas abandonadas…

    Con sus hijos las escuelas reabrirían y los pueblos recuperarían su panadería, carnicería y demás servicios esenciales para la vida colectiva… Y andando el tiempo todo puede ser un lugar de intercambio cultural y donde la pluralidad de vidas y habilidades sea un buen ejemplo de la Europa del Siglo XXI

    Sólo tenemos que ponernos manos a la tarea y luego dejar que la VIDA colonice el mundo !

    Creo sinceramente que en el interior de Ourense y Lugo caben 2 millones sin apretarnos demasiado, y además los necesitamos con URGENCIA!

    https://i.gal/gamela13

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.