La levedad del verano

Las vacaciones son un buen momento para descubrir una parte del sentido de nuestras vidas sobre la que rara vez tenemos la ocasión de meditar durante el resto del año. Pensemos un poco. A lo largo del año nos abruman múltiples preocupaciones, típicas de eso que llamamos la vida cotidiana: desde la hipoteca que vence cada mes, el cumplimiento del horario en nuestro trabajo o el del colegio de los niños, hasta las celebraciones periódicas de fiestas y cumpleaños. Todos son acontecimientos pautados, que se producen a un ritmo previsto y que dan regularidad a nuestras vidas. El resultado es que parece que todo tiene sentido, un sentido preestablecido que nos aburre pero nos tranquiliza . Nuestra vida no tiene sorpresas, pero así evitamos que nos haga daño.

En verano es distinto. Durante el año nos imaginamos que las vacaciones de verano van a ser otra más de nuestras celebraciones  pautadas , regulares y aburridas. Con algún aditamento que las hace más atractivas, como puede ser la realización de un viaje turístico o el disfrute de unos días de playa, de montaña, o de reencuentros familiares que solo se pueden producir cuando todos volvemos a encontrarnos en el pueblo de nuestra infancia o en la casa de nuestros  antepasados.

Pero hay algo en las vacaciones de verano que las hace especialmente relevantes y extrañas. Son una ocasión fantástica para dejar divagar a nuestra imaginación, soñando con nuevas experiencias, nuevos proyectos y nuevas formas de organizar nuestra vida cotidiana. En verano todo es posible, nada debería ser obligado y siempre deberíamos dejar un gran espacio en nuestras mentes para poder imaginar vidas diferentes alternativas.

Creo que esta es la mejor reflexión que podemos dejar en manos de nuestros oyentes en este comentario breve de verano:  No todo está perdido, podemos inventar nuevas vidas e intentar vivirlas. Podemos aprovechar las noches del verano para contemplar el firmamento infinito y soñar con todas las posibilidades que se encierran en el universo. Deberíamos aprovechar el verano para acumular fuerzas, emociones, recuerdos que nos ayudarán a recuperar el control de nuestras vidas  rutinarias del resto del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s