Tiempos de movilización

Tres acontecimientos nos han conmocionado en estos días pasados: la movilización de los pensionistas, la movilización de las mujeres y la movilización de la sociedad por la desaparición de Gabriel, el niño de Almería. De cada uno de estos acontecimientos podemos extraer algunas lecciones útiles para nuestra cultura cívica.

En primer lugar los pensionistas. Lo más llamativo de esta movilización es la cara de susto que se le ha puesto al gobierno, cuando ha comprobado que sus más fieles votantes se suman a la ola de desafección que inunda todos los caladeros de votos del Partido Popular. No se lo esperaban. Pero ha sido el propio gobierno quien ha provocado la protesta, con el envío de esas estúpidas cartas en las que se comunica a los jubilados la gran noticia de que este año sus pensiones aumentan menos de dos euros mensuales. Y después, los más elementales errores de cálculo, de desbarajuste informativo y de despiste mediático. El caso es que al final tenemos un fenómeno social imparable: los mayores se movilizan en defensa de las pensiones y el gobierno se dedica a especular sobre la lealtad de los partidos y el pacto de Toledo. ¿Cuál es el lado positivo? Más allá de las anécdotas, esta movilización de los jubilados va  a ser la responsable de que en la agenda política entre de lleno el asunto de la viabilidad del sistema público de pensiones a través de un mecanismo que ya nadie pone en cuestión: la garantía de las pensiones es responsabilidad del Estado y el viejo truco de asustar a los pensionistas futuros para que promover planes privados de pensiones, no va a servir. Hará que buscar otras soluciones y tomarse el tema más en serie. Impuesto a la banca, dice el PSOE, por ejemplo.

La movilización de las mujeres también ha sido un acontecimiento histórico. Y por cierto, ha puesto de relieve algo importante que también tiene que ver con el tipo de sociedad que queremos tener. Seamos sinceros: la discriminación negativa que sufren las mujeres en su vida laboral, familiar y social no se va a arreglar solo con leyes específicas; para construir esa sociedad igualitaria que quieren las feministas se necesita dar un vuelco completo al sistema. Así que más vale que vayamos pensando en ello. Por ejemplo ¿qué vamos a hacer para que ser madre no resulte en desventajas insalvables para las mujeres en el mercado laboral, en la carrera profesional o en la vida cotidiana? Si resolviéramos eso, de paso podríamos recuperar la tasa de natalidad (España está a la cola del mundo en este tema) y así facilitar la viabilidad del sistema público de pensiones para nuestros nietos. Todo está relacionado, como se ve.

Y por último el crimen de Almería. Hemos estado dos semanas buscando a un niño de ocho años. Su fotografía ha inundado todos los espacios audiovisuales y la angustia de sus padres nos ha encogido el corazón en cada telediario. Al final el desenlace ha sido traumático: hemos descubierto que uno de esos rostros, que encarnaba la expresión del sufrimiento colectivo, era en realidad el rostro del Mal, el autor -la aurora- del crimen horrendo. Es imposible asimilar una cosa así. Y creo que ni siquiera debemos intentarlo. Pero podemos al menos sacar una lección de todo esto, si nos fijamos en el otro rostro, el de Patricia, la madre de Gabriel. Es increíble la entereza de esta mujer:  siempre ha mantenido una actitud positiva, agradecida por la solidaridad recibida de todo el mundo, y llena de esperanza, incluso después del desenlace final, tan emocionalmente insoportable para todos. Ha sido una guerra entre el Bien y el Mal representada en formato digital para todo el mundo. Y ha ganado el bien: la solidaridad, la compasión, la inocencia de un niño y el dolor de una madre. Todos estamos con ella, agradecidos por su fortaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.