La sonrisa de Puigdemon

La Gioconda, o Mona Lisa, es uno de los cuadros más famosos de la pintura mundial y su fama se debe, creo yo, al misterio de su sonrisa. No se sabe si es un gesto de alegría o de picardía, de ternura o de maldad, pero en todo caso resulta divertido contemplarla y todos admiramos a su autor, Leonardo Da Vinci, por ser el creador de esa sonrisa llena de misterio y sensación de felicidad. Aunque no soy experto en historia del arte, mi interpretación completamente privada -y quizás algo caprichosa- de la Mona Lisa de Da Vinci es que todo el cuadro es una broma y que eso que podemos identificar como una misteriosa mueca de sonrisa es la clave de la broma: la Gioconda sonríe así porque se está riendo de nosotros, de nuestra perplejidad, de nuestro susto al encontrarnos con ella y no saber qué pensar.

Viene todo esto a cuento por la honda preocupación que me produce la sonrisa del president de generalitat de Catalaunya, el señor Puigdemon. He estado semanas dándole vueltas y no logro entender lo que pretende este señor. Parece como si todo el tinglado que ha montado tuviera como único objetivo el de separar a Cataluña de España y constituir allí una república independiente. Pero si realmente fuera esto, todo lo que ha hecho hasta ahora solo conduce a hacer que ese objetivo sea inalcanzable por muchos años más. Después del fracaso de la consulta-manifestación de hace unos años, la de ahora, el 1 de Octubre, se presenta de forma mucho más agresiva, torticera e irreversible: el llamado referéndum de independencia es al mismo tiempo una consulta sobre lo que Puigdemon y los suyos llaman el derecho a decidir, pero formulada de tal forma que no puedes votar que no. Si participas en el referéndum, de alguna forma ya votas que sí, porque no solo estás votando a favor del derecho a votar sino que en el mismo acto estás ejerciendo ese derecho y votando a favor de los independentistas. Y todo esto al margen de la ley. Mayor perversidad jurídica no se puede imaginar.

Por cierto, esta podría ser la razón que explicara el pasotismo irresponsable de Rajoy durante todos estos años, en relación con la cuestión catalana. Viendo al presidente Puigdemon y observando lo que dicen y hacen los independentistas, sería casi comprensible (aunque criticable) que el Sr. Rajoy se lo haya estado tomando a broma hasta prácticamente anteayer. Pero sigo dándole vueltas y en realidad ahora debo reconocer que he llegado a una conclusión mucho más sorprendente: no es que el señor Rajoy no se haya tomado en serio el envite de la independencia catalana. El que no se lo toma en serio es el president Puigdemon. Y eso es lo único que puede explicar el misterio de su sonrisa.

Sabe que lo que quiere es, hoy por hoy, imposible; pero lo camufla bajo la patraña de convocar un referéndum de autodeterminación que no parece más serio que una fiesta de carnaval, con sus disfraces y todo. También sabe que se lo han prohibido, que se pueden producir escenas de riesgo y situaciones de violencia institucional de cierta gravedad y que seguramente va a tener que sufrir en sus propias carnes algunas de las consecuencias inevitables de tantos actos irresponsables.

Pero nada de esto le importa a Puigdemon. Como la Gioconda, sonríe misteriosamente y piensa para sus adentros: “Estos no saben lo más importante: pasaré a la historia porque nadie podrá entender nunca la cara de sonrisa pícara y complaciente que pongo en las fotografías del proces. Seré tan famoso como la Mona Lisa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.