Para qué sirven las primarias

Los partidos políticos son instituciones imprescindibles para el funcionamiento de las democracias actuales. Sirven para canalizar la participación de los ciudadanos en las decisiones políticas a través de representantes elegidos periódicamente (por eso decimos que los partidos son maquinarias electorales), y sirven también para garantizar la existencia de una cantera de ideas y propuestas políticas, así como de candidatos solventes y bien entrenados para llevarlas a cabo ejerciendo el poder político delegado de los ciudadanos (son escuelas de acción política). Como ocurre en cualquier otra institución social, la dinámica interna de los partidos no siempre responde a su función de forma directa y transparente. El riesgo fundamental que corren los partidos políticos es el de transformarse en estructuras (los llamados aparatos de partido) dedicadas prioritariamente a mantener e incrementar el poder, pero actuando en su propio beneficio y fuera de todo control democrático, sin atender a las razones y fines que lo justifican.

Las elecciones primarias constituyen una buena respuesta a este riesgo siempre presente. Son un mecanismo que devuelve al ciudadano individual (afiliado o simpatizante de un partido) la capacidad de influir directamente con su voto en la selección de los candidatos que el partido va a presentar a unas elecciones, o en un proceso de selección de liderazgo interno (como está sucediendo ahora en el seno del PSOE). Pero también tienen sus inconvenientes: el más importante es que pueden generar divisiones internas en los partidos que luego son difíciles de superar.

A pesar de los inconvenientes, yo creo que las elecciones primarias son un buen mecanismo de participación política, especialmente cuando se usan para la selección previa de candidatos electorales y se abren a un censo de simpatizantes. De hecho, mis colegas Manuel Escudero,  Ramón Vargas Machuca y yo fuimos los autores de la primera propuesta para introducir las elecciones primarias en la estrategia del PSOE en un artículo publicado por el diario El País hace casi en cuarto de siglo.

Por eso creo que ahora debo ser consecuente y participar activamente en las primarias del PSOE. De hecho, asistí hace unos días a la presentación de Pedro Sánchez en Salamanca y, junto con otros compañeros “de mi época” -digámoslo así-, hice ostentación pública de mi apoyo a su candidatura. Creo que, para los tiempos que corren, es un buen candidato, aunque solo sea por una razón: con sus aciertos y errores, es el único que ha actuado con plena coherencia, renunciando incluso a su acta de diputado por mantenerse fiel a su compromiso con los militantes del partido. No abundan ejemplos así y no nos podemos permitir el lujo de perderlos.

Onda Cero Salamanca 25/04/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s