Pan y circo

Fue Juvenal, un poeta satírico romano, quien utilizó por primera  vez la expresión “panem et circenses” (pan y circo) para referirse a los instrumentos políticos más eficaces para mantener a la gente tranquila y sumisa ante el poder. A la luz de algunas experiencias que estamos viviendo en la actualidad, parece que hemos avanzado bastante en este campo: ya no hace falta ni siquiera el pan para mantener a la gente tranquila y sumisa. Basta con el circo. La diferencia es que ahora el circo no es un sitio donde luchan animales salvajes y esclavos aterrorizados, o donde se descuartizan gladiadores muertos de hambre que matan para sobrevivir. En realidad lo que ocurre ahora es que estamos dispuestos a admitir que casi toda nuestra vida se vaya transformando en un espectáculo de circo.

No tengo nada en contra de los aficionados a los deportes de masas y me parece que los deportistas profesionales pueden proporcionar a nuestros jóvenes modelos de comportamiento con elevado valor educativo.  Valores como la competencia profesional, el espíritu de equipo, la emulación y la competición leal, así como el reconocimiento del mérito de tu adversario, son moneda corriente en muchas competiciones deportivas y son valores que debemos cultivar.

Pero hay algunas cosas en este mundo del deporte de masas que no funcionan bien. La línea de demarcación se sitúa entre la exaltación de los propios y la agresión a los adversarios, y entre la afición voluntaria y la condena obligatoria a participar del espectáculo.  Celebrar con entusiasmo un gol de tu equipo es algo natural, acompañar de insultos y descalificaciones el gol del adversario debería estar al margen de cualquier competición. Seguir como aficionado las gestas de tu equipo favorito puede ser un buen entretenimiento de fin de semana. Pero estar condenado a hacerlo porque no hay otra alternativa no es de recibo.  Hagan la prueba: recorran todo el dial de la radio un domingo por la tarde y no podrán localizar más que transmisiones de partidos de futbol. No hay escapatoria: solo deporte espectáculo, sólo circo.

El colmo de la degradación del deporte lo hemos vívido estos días, cuando ha saltado a las portadas de los periódicos, no el resultado de una competición, sino la pelea de los padres de unos niños que competían en un campeonato infantil de futbol. Como lo oyen: la noticia no es que el equipo A ganó al equipo B, ni siquiera que el jugador Pepito tuvo un percance con su amigo Juanito. No. Es mucho más sangrante: los papás de Pepito se liaron a mamporros con los papas de Juanito mientras los niños, que miraban estupefactos, trataban de separarlos.

Todos los excesos tienen un límite. La transformación del deporte de masas en un mero espectáculo que mueve millones de euros a través de nuestra sociedad mediática, creo que ha llegado ya a su límite de toxicidad social. A partir de ahora, las autoridades, y los propios aficionados más conscientes y responsables, deberían prestar más atención a estas cosas y acabar de una vez por todas con el circo de la  violencia en el deporte.

Onda Cero Salamanca 04/04/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s