Facebook y las calzadas romanas

Cada época histórica se caracteriza en gran parte por el tipo de tecnología que posee. Por ejemplo, el imperio romano creó la primera red de carreteras que conectaba todos los puntos vitales del imperio y facilitaban el transporte, tanto de tropas y pertrechos militares, como de mercancías de interés comercial. Todavía perviven restos de algunas de esas calzadas, que dan testimonio de aquella época. Pero hay algo en ellas que a veces olvidamos: se trata de la primera red de comunicaciones realizada por los poderes públicos (el imperio romano) pero abierta al uso indiscriminado por todo el mundo. En épocas posteriores las cosas no siempre fueron así. Proliferaron los puentes con peaje, los caminos de hierro de uso privado, aunque abiertos al público a través del mercado, y todo tipo de redes de comunicación de pago.

Podemos preguntarnos cuáles son las infraestructuras tecnológicas que caracterizarán a nuestra época cuando la contemplen los historiadores del futuro. Hay una forma de saberlo. Supongamos que viajamos en la Estación Espacial Internacional o en cualquier satélite de comunicaciones, y que podemos dibujar sobre la superficie de la tierra todas las señales físicas que transportan información entre dos puntos cualesquiera: miles de millones de conversaciones telefónicas simultáneas, emisiones de televisión y radio, trasvase masivo de datos entre terminales informáticas…. Prácticamente toda la superficie del planeta quedaría sepultada bajo el entramado de la red mundial de comunicaciones de nuestra época.

Pero hay una gran diferencia entre estas nuevas redes tecnológicas de comunicación y la vieja red de calzadas romanas. Las calzadas eran un bien público, gestionado por el imperio y abierto al uso incondicional por parte de los ciudadanos. Sin embargo, prácticamente la totalidad de las redes de comunicación actuales son propiedad privada, están sometidas a la voluntad de sus dueños y son gestionadas por estos persiguiendo como máximo objetivo el incremento de su propio beneficio económico.

Deberíamos aprender de los romanos y defender que las tecnologías de la red actual de comunicaciones sean de acceso abierto, de uso gratuito y de responsabilidad pública para su gestión y mantenimiento. El problema es que no nos damos cuenta de que estamos dejando en manos de unos cuantos poderosos, a nivel mundial, el control de nuestras vidas y de casi todas nuestras posibilidades de comunicación. Tanto nos hemos acostumbrado que ya ni siquiera se nos ocurre pensar que internet debería ser un espacio público y que facebook no debería poder ganar dinero en ese espacio usándonos a los usuarios como público objetivo de  campañas publicitarias y venta de mercancías.

Onxda Cero Salamanca 21/02/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s