Policías católicos

Encontrar laboratorios con microscopios en una facultad no debería ser un acontecimiento digno de mención. Salvo que la facultad en cuestión sea la de derecho, no la de química o biología. Y eso es lo que ocurrió hace unos días. Visité al Decano de Derecho, profesor Ricardo Rivero, y hablamos sobre la investigación científica en la universidad. Me llamó la atención que un catedrático de Derecho estuviera tan interesado por los avances en nanotecnología, neurociencia y metodología científica. Pero creo que mi inicial perplejidad era más fruto de mis prejuicios que de la realidad actual.

Supongo que para ayudarme a salir de mi perplejidad, el Decano me guió en una breve visita por las nuevas dependencias de la Facultad. Señalaré tres que me llamaron la atención. La primera, una sala-laboratorio con varios microscopios instalados y dispuestos para ser utilizados por los estudiantes. Se trata de una sala dedicada a medicina forense, uno de los cursos de postgrado que imparte la facultad. La otra es una sala de juicios, en la que los estudiantes pueden reconstruir el ambiente de un proceso judicial, y acostumbrarse a participar en él como abogados , fiscales o jueces. Por cierto, que el máster que imparte esta facultad para ejercer la profesión de abogado es el que más alumnos tiene de toda la región. Y finalmente el propio hall de entrada a la Facultad, que albergaba una exposición sobre los derechos de los refugiados, diseñada para que sea imposible entrar en una facultad de derecho sin afrontar el problema jurídico, político y moral más importante de nuestro tiempo.

Son tiempos nuevos. Los estudiantes de derecho aprenden química, y se entrenan para ser abogados, mientras mantienen viva la conciencia de la justicia global como valor irrenunciable. Mientras tanto el gobierno imprime un giro decisivo en la formación de los policías del Estado Español. Hasta ahora la Universidad de Salamanca era la encargada de completar su formación en el ámbito de los derechos humanos, las tecnologías avanzadas, la práctica forense. A partir de ahora, según se ha informado recientemente, será la Universidad Católica de Ávila la que se encargará de ese programa de formación. No tiene profesores, no tiene laboratorios, no tiene experiencia. Pero es católica. Nuestros policías tendrán garantizada la bendición del obispo cuando salgan a la calle a imponer la paz y el orden: la paz católica de un ministro en funciones.

Mi propuesta: que la Universidad de Salamanca amplíe su oferta de formación en derechos humanos, tecnologías de la información  y medicina forense al resto de los cuerpos de policía del Estado Español, por ejemplo la ertzaintza, los mozos de escuadra o la policía municipal, mientras la policía nacional hace ejercicios espirituales.

Anuncios

Un comentario en “Policías católicos

  1. Maria

    No me extraña nada porque el ministró que tiene competencias en la formación de la policial es muy católico y su catolicismo lo proyecta masivamente en su labor ministerial Que recen muchos rosarios ,aunque sea por los aeropuertos ,pero dejen de contaminar la enseñanza , Gracias profesor Quintanilla por su aportación a clarificar y limitar los espacios de :las creencias y de la ciencia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s