Lecciones de las elecciones

Cuando pasen unos cuantos años seguramente recordaremos los debates políticos de estos últimos días como una especie de fenómeno patológico, típico de una sociedad enferma y cansada de si misma. Veamos dos  síntomas de esta patología.

Primero, el uso retorcido del lenguaje. Proliferan las tertulias, los debates y el griterío. Pero si bien se mira, apenas circula información solvente acerca de las cuestiones políticas que se supone se están discutiendo. Hay quien dice, haciendo aspavientos, que él ha ganado las elecciones y los demás no se lo quieren reconocer. Patética y calculada ambigüedad. En el contexto jurídico y político de nuestra Constitución ganar las elecciones es tener apoyo parlamentario suficiente para poder formar gobierno. Y resulta que los que dicen haber ganado son los mismos que se niegan a someterse al voto de investidura declinando la invitación del rey porque no tienen , ni esperan tener, mayoría suficiente.

Lección para el futuro: en una democracia parlamentaria, los votantes no eligen al  presidente, como se suele oír aquí, sino a los diputados. Si 176 diputados se ponen de acuerdo, el candidato que elijan para presidir el gobierno no necesita ni siquiera haberse presentado a las elecciones. En España lo que el presidente preside es el gobierno, no la nación.

Otro síntoma preocupante es la eclosión de una cierta tendencia a la frivolidad y la provocación. Hay un nuevo partido que ha crecido de forma exuberante al calor de los movimiento sociales del 15M. Se trata de un partido de corte populista y radical, con pretensiones de ubicación en la izquierda, y dispuesto a apropiarse de la tradición del socialismo, seguramente para liquidarla. Hasta ahora lo más llamativo es que el grupo dirigente de ese partido, está constituido por un pequeño núcleo,  compacto y muy profesional, de expertos en ciencia política, en agitación mediática y movilización audiovisual de masas. Su comportamiento es toda una exhibición de saber hacer. Tanto que su líder se permite lo que casi ningún otro político en activo se atrevería a hacer: desafiar todas las normas de la corrección política, tomar el pelo a sus contrincantes ofreciéndose como vicepresidente de un eventual gobierno, gastar bromas de dudoso gusto sexista sobre achuchones y amoríos, desde la tribuna parlamentaria. En fin, más que nada, frivolidad.

Segunda lección de las elecciones: el Parlamento no es un sitio para hacer chistes, lanzar insultos o montar griteríos. Tampoco es una asamblea abierta y llena de oradores espontáneos. Es un ágora inspirada en la polis griega y diseñada para propiciar la discusión racional, la confrontación ordenada, el pacto y el acuerdo.

¿Seremos capaces de aprender estas lecciones a tiempo? O estamos ante una especie de gripe política que solo el tiempo puede curar? Tenemos dos meses por delante para aprender a usar la palabra en el parlamento correctamente. Cosas más difíciles se han conseguido otras veces; así que seamos optimistas.

Onda Cero Salamanca 08/03/2015

Anuncios

Un comentario en “Lecciones de las elecciones

  1. Estimado profesor. Comparto su planteamiento de que ganar la investidura es ganar consenso en cuanto al nombramiento de un candidato que será respaldado por una mayoría que lo aceptará porque así está previsto por quienes lo apoyarán.

    Comparto, en parte, la ilustración que hace de dicho movimiento surgido de las legítimas protestas datadas alrededor del 15M.

    No comparto que dicho movimiento, luego partido, carezca de legitimidad pues ésta la otorga el ciudadano a través de su voto.

    No me gustan porque critican un tiempo fruto del encaje de bolillos y donde la izquierda se dejó la piel. ¿Es mejor su izquierda inubicable que la de aquellos que sumaron cristianos, no-marxistas y marxistas ….? Claro que no. Me fastidia su indefinición: de movimiento trasnversal pasaron a levantar el puño en el congreso de los diputados. Y eso no es malo sino incongruente con su defensa de unir diagonalmente a conservadores jodidos y progresistas en retroceso.

    Son jacobinos y leninistas que es lo más fácil cuando uno se deja llevar por los sentimientos de desasón propio de un tiempo duro, triste.

    Me parecen unos pequeños burgueses con mucho dominio de la táctica que la habrán adquirido en el seno de la universidad en la que se formaron y en la que ahora ejercen.

    Soy miembro de la clase trabajadora de la que me siento muy orgulloso. Por eso creo tener un olfato agudo para descubrir a un miembro de la clase media resentido por la pérdida de poder adquisitivo. Y eso son muchos de sus votantes.

    Olvidan a menudo, estos, que o proceden de extracción humilde o de una clase media-baja que se ha dejado el pellejo para que sus hijos tengan una formación y luego puedan ejercer y disfrutar de una vida que sus padres y los de su generación sacrificaron por el bien de su descendencia.

    ¿Qué puede decir un socialista no adscrito a partido alguno del socialismo oficial? Muchas cosas feas. El socialismo VIP de los González, Chaves, etcétera, ha dejado la izquierda por los suelos. Y no porque reconozcan la importancia del “mercado”, sino porque esos señores han dejado de dar ejemplo con su vida, han hecho muchas marrulerías y bajo su gobierno se han cometido crímenes con su beneplácito y la participación de elementos de la extrema derecha italiana y masellesa como se demostró en el caso GAL.

    Salvaría a una persona con proyección y relevancia en la actualidad, que cuando tocó, presentó su dimisión como acto coherente al ser él quién realizó el nombramiento de dos sujetos que luego salieron rana: Josep Borrell. Y seguro que hay más, entre los que caben destacar los que se dejaron la vida en Euskadi en la defensa de la libertad.

    Podemos lleva la misma trayectoria que llevó el partido verde alemán: recuerde; utópicos y pragmáticos, radicales y reformistas, colectivos de base y élites de la universidad. Es cuestión de tiempo que tomen sentido de realidad y comiencen a ver a sus adversarios como eso adversarios. Y eso, modestamente, considero que lo logrará el paso del tiempo y sus presencia en las instituciones.

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s